Dra. Marta Pérez Rodríguez –

En una reciente actividad, que le propuse a un grupo de alumnos de español de nivel B1, me atreví a desafiarlos con un ejercicio algo complejo, puesto que al fin y al cabo definir a un pueblo tan variopinto como el español… ¡No es nada fácil! La idea era que, partiendo de lo visto y estudiado en el tema 1 del libro Tema a tema B1, elaborasen un texto muy breve donde condensasen su visión actual y moderna de los españoles.

El primer texto que leí fue el de mi alumna Meiga, que tras pedirme disculpas previas por si me ofendía, describía a los españoles del siguiente modo: “Los españoles son hospitalarios, abiertos y cordiales, pero con el sentimiento de protección de su unidad como país; aunque también con sentido regionalista.Luchan por la conservación de sus tradiciones y su historia, incluso por la conservación de su patrimonio histórico físico, como Iglesias y plazas. Otro rasgo cultural de los españoles es la conversación, que siempre es fluida y abierta, pero rápida, eso aunque no se tenga prisa; y el tono suele ser imperativo, sin que se indique superioridad, pero eso es porque son muy directos y expresivos en sus opiniones, a la par que muy francos”.Lo que no le dije a Meiga es que no tenía nada que objetar sobre su texto…

Esta primera aproximación me dejó aún más curiosa y con ganas de leer el resto de las ideas del grupo. La siguiente propuesta fue la de Voladoira que, además de escribir sobre los españoles, investigó mucho más detalladamente sobre los gallegos y realizó una exposición oral de lo más divertido, sin embargo, acabó quedándose con las ideas más generales para cumplir con los parámetros que yo había solicitado y me entregó el siguiente fragmento: “Hay cosas que distinguen a los españoles de todos los demás y esto está impregnado en el ADN de su pueblo. Esto no es una opinión peyorativa, sino una opinión que nos invita a reflexionar por qué son tan distintos de los demás hispanohablantes.La gran mayoría opina sin tener idea, no es raro oír cosas del tipo: “Eso me suena” o “Hazme caso, que sé de lo que hablo”. No importa dónde ni cuándo, si se lo proponen, estarán siempre dispuestos a salir.Hacerse notar es otra capacidad nata de los españoles, si oyes barullo, gritos, gente dando palmas o insultándose sin razón aparente, no lo dudes, ahí hay un grupo de españoles.Es probable que hayas oído a un español decir alguna vez: “¡Mira que te lo dije!” o “¡Eso ya lo sabía yo!”.En general son así, pero en España, en cada región, también se notan grandes diferencias culturales”.

En tercer lugar, otro de mis alumnos llamadoFelipe, se dedicó a la parte más bien humorada, recopilando esta información: “Hay dos cosas que yo destacaría de los españoles, de entre todo lo que he leído y estudiado, su sentido regionalista y su humor. En relación al primero, los españoles luchan por la conservación de sus tradiciones y su historia con mucha pasión y sentido solidario. Cada comunidad, provincia y ciudad conserva casi intactas las leyendas y hábitos de épocas pasadas. Los españoles cuidan de su Historia con tanto fervor que la vuelven presente en cada celebración popular.Este afán por mantener el pasado se traslada a la conservación de su patrimonio histórico físico: iglesias, monasterios, conventos, plazas y casas de personajes famosos son muy protegidos por el Estado. Por su parte, los habitantes asumen esta responsabilidad narrando a los extranjeros las historias que dan vida a esos sitios. Por otro lado, uno de los pasatiempos favoritos de los españoles es bromear en casi todas las situaciones y se enorgullecen de la capacidad que tienen para reírse de sí mismos. El humor español se evidencia en los personajes de cómics más famosos como: “Mortadelo y Filemón”, “Zipi y Zape” y “Super López” que incluso han pasado a la gran pantalla”.

En cambio, para Ana Lucia se destacan las cuestiones de tipo histórico representadas a través de una ciudad modelo: “Salamanca tiene la universidad más antigua de España, además es una ciudad viva, acogedora, segura y bien cuidada. Muchos jóvenes de todo el mundo la eligen como el principal destino para estudiar y aprender la lengua española. Los salmantinos son conocidos como “charros” (el charro es un lenguaje cantado), por lo tanto, el salmantino habla cantando. Como es una ciudad abierta 24 horas está llena de juerguistas porque el ocio nocturno está muy vivo y es atractivo. Para vivir en Salamanca no se puede ser un muermo. Por esta razón, y puesto que la ciudad compuesta de jóvenes extranjeros, el pueblo salmantino es muy abierto y atento. A sus gente les gusta la música, el arte y la fotografía y, además, hay muchos festivos tradicionales de los que se pueden disfrutar”.

En fin, estoy segura de que cada persona que nos lee tiene una opinión formada de cómo son los españoles, a veces esta es fruto de experiencias positivas o negativas, incluso en ocasiones hasta de vivencias inexistentes (deriva esta idea de aquella otra famosa frase “de oídas”), pero sea como fuere, no hay que olvidarse de que, como seres humanos, siempre estamos en constante evolución y somos susceptibles de aprender con cualquier experiencia, por muy ingrata que nos pueda resultar a priori.

Marta Pérez Rodríguez
Marta Pérez Rodríguez es Doctora y Maestra en Lengua y Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de São Paulo. Su titulación es Licenciada en Filología Hispánica, carrera que cursó en la Universidad de Vigo (Galicia, España). En la actualidad ejerce como docente en el Instituto Cervantes de São Paulo (Brasil), pero ha colaborado con diversas instituciones de educación brasileñas, tanto públicas como privadas, con el objetivo de divulgar tanto la lengua como la literatura de su país de origen, España, así como de impartir formación especializada sobre excelencia en la docencia. También coordina el blog educativo CORREVEIDILE, que ha nacido como una excusa más para abrazar de otro modo la lengua de Cervantes junto a sus grupos de alumnos de español siempre tan dedicados. Asimismo es miembro de diversas asociaciones internacionales desde hace más de una década: Asociación Internacional de Cervantistas (AC), Asociación Internacional de Hispanistas (AIH) y Asociación Internacional Siglo de Oro (AISO), participando en congresos internacionales con frecuencia.